domingo, 10 de septiembre de 2017

¿Recuerdan a Aung San Suu Kyi?

Fue considerada por Occidente como una gran defensora de los DDHH y recibió varios galardones como el Premio Rafto que se concede a activistas pro-derechos humanos, el premio Sakharov por la libertad de pensamiento, el Premio Nobel de la Paz y hasta la Medalla de Oro del congreso de EE.UU., que es uno de los más altos honores civiles que concede Washington. Evidentemente​ fue para auparla al poder y poner en él a una monigote, más afín a los intereses de la Casa Blanca y satélites. Si bien no ha sido presidenta de Birmania, ha ocupado ministerios de gran importancia y sigue ejerciendo una enorme influencia en las cuestiones domésticas birmanas desde su cargo como Consejera de Estado.

Pero no mueve un solo dedo ni para evitar este genocidio, ni siquiera para denunciarlo. Así son los peleles del imperialismo.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha anunciado que el balance por la violencia contra rohingyas en Myanmar (Birmania) podría superar los 1000 muertos.

“Quizá, alrededor de 1000 o más ya han muerto” en el estado de Rajine, ha dicho hoy viernes la relatora de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar, Yanghee Lee, en declaraciones a la agencia francesa de noticias AFP.

Al mismo tiempo, ha precisado que la mayor parte de los fallecimientos “se concentrarían fundamentalmente” en la minoría musulmana Rohingya. De hecho, las cifras facilitadas por el informador de la ONU en una entrevista en Seúl son muy superiores a las del balance del Gobierno, de 475 muertos.

En los últimos días, las autoridades birmanas han lanzado una fuerte política de represión contra la minoría musulmana Rohingya, masacrando a sus miembros y quemando sus casas. Se calcula que entre 200.000 y 500.000 refugiados rohingyas viven actualmente en la precariedad, la mayoría en campamentos miserables y superpoblados.

En esta línea, Lee ha asegurado a la fuente que es muy probable que las cifras ofrecidas por las autoridades y las fuentes militares del país “están subestimadas”.

“Lo más lamentable, lo más grave es que no podemos verificar (esas cifras) ahora porque no tenemos acceso”, ha denunciado para después calificar la situación que viven los musulmanes rohingyas como uno de los “peores desastres” que hayan conocido tanto la comunidad internacional como Birmania durante los últimos años.

Hispan TV


Hispan TV

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cuando estos te regalan un chivo, es que ya tienen el mecate preparado a la medida y si no lo recibes te van a convertir en un terrorifico comunista o un cerdo dictador, la cuestión es si o si a juro. Aclaro que no estoy defendiendo a la vieja.