domingo, 30 de noviembre de 2014

Marchas de la Dignidad en España

Tememos que algunas reclamaciones pasen al baúl de los recuerdos, excepto si se siguen peleando en las calles.

Público.- Las Marchas por la Dignidad han vuelto a convertir las calles en un lugar de confluencia para las diversas luchas ciudadanas que se expanden por todo el Estado. Cerca de un centenar y medio de colectivos con distintas sensibilidades y reivindicaciones volvieron a reunirse al calor del lema "Pan, trabajo y techo" como ya hicieron el pasado 22 de Marzo en Madrid. 

En esta ocasión las marchas no han tenido como punto de encuentro la capital del país y se han realizado convocatorias descentralizadas en todas las capitales de provincia del país bajo tomando como principales reivindicaciones el "no al pago de una deuda ilegal, ilegítima y odiosa", "empleo digno con derechos o renta básica", "servicios públicos para todas las personas", "derecho a la vivienda para todos" y "no al TTIP (Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión). Las movilizaciones promovidas desde el movimiento 22-M ponen el punto y final a la 'semana de lucha' convocada para "señalar directamente a los responsables de la crisis-estafa".

La Capital vuelve a llenarse de ‘Dignidad'

Madrid de nuevo ha hecho gala de su músculo social y decenas de miles de personas han salido a la calle para protestar por la situación de "emergencia social" que atraviesa el país en la más multitudinaria de las manifestaciones convocadas hoy. Desde primera hora de la mañana nueve columnas han recorrido las calles y barrios de la ciudad llevando en una marea humana a los diferentes colectivos hasta Atocha (...).

Que el diario Público cite "decenas de miles" es harto significativo. Si bien los Círculos de Podemos estuvieron presentes en las marchas, es evidente el efecto desmovilizador que se ha producido. Hay que reconocerlo, guste o no guste.

No decimos que Podemos lo haya hecho a conciencia porque sería falso, pero su arribo a la escena política del régimen ha propiciado que miles de personas se queden en sus casas (algo que no sucedía "antes de") esperando la llegada de las urnas de la "salvación". Tras comprobar las rectificaciones del programa económico de ese grupo político que esperen sentados. Ya verán.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Al parecer la gente sufre de la tonteria de siempre de que todo se resolvera con el voto.

Despues que no se quejen aquellos que creen van a renunciar a los privilegios.