sábado, 28 de enero de 2012

Acto de repudio contra la burguesía fascista y sus servidores

Una multitud acorraló a la Primera Ministra australiana que tuvo que salir por patas de un restaurante. Ese día hizo mal la digestión. Que cunda el ejemplo y estos actos de repudio populares, se propaguen por todas partes. 

La primera ministra australiana Julia Gillard y el líder opositor Tony Abbott tuvieron que salir de un restaurante en Camberra, protegidos por sus guardespaldas, luego que activistas aborígenes protestaron frente a ellos, según agencias.

Gillard y Abbott quedaron atrapados en el edificio durante unos 30 minutos luego que 200 activistas rodearon el restaurante, enfurecidos por declaraciones que horas antes dio el político liberal.

Aunque ambos fueron escoltados por elementos de seguridad hacia sus respectivos automóviles, los manifestantes se acercaron peligrosamente a la primera ministra, quien en la carrera perdió un zapato, y a Abbott, que al final pudieron salir ilesos.

Los manifestantes persiguieron durante un trecho el vehículo de Gillard mientras golpeaban el techo y la parte trasera al tiempo que acusaban a la mandataria de no tener vergüenza y de ser racista, informó hoy la emisora de radio ABC.

El jefe de la oposición parlamentaria, Tony Abbott, también tuvo que salir escoltado por una puerta lateral del restaurante donde participaba con la primera ministra en un acto público de entrega de premios.

PS: En el Estado español ya hubo un acto de repudio contra los politicastros del Parlamento catalán. El presidente de ese Parlamento emuló al argentino De la Rúa y utilizó un helicóptero para evitar la furia popular ¿Dónde queda la fingida dignidad de esa gentuza y sus servidores, cuando un pueblo no ssoporta al fascismo vinculado con la "democracia" burguesa? 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En Australia es donde el racismo anglosajon ha
sido mas severo, a los aborigenes no solo se le
robo su territorio, sino que por racismo durante
siglos se le han negado todo tipo de posibilidad
de desarrollo, manteniendolos en la miseria y
la mas brutal manera de vida.

Y si se rebelan los bombardea la OTAN.

Sebastian dijo...

Supongo que en Australia seran un poco mas avanzados y no buscaran sanciones ejemplares de esas para acojonar, por "violencia", como hicieron aqui en Catalunya.

Aunque ultimamente, el comportamiento fascista y represor de los politicos occidentales ,muy lejos de condenarse, se premia.