miércoles, 30 de noviembre de 2011

Irán impone sanciones a Gran Bretaña y asalta su embajada

Dejando al margen teorías conspiratorias sobre el asalto a la embajada inglesa, que no reprobamos si se trata, realmente, de una manifestación legitima de ira popular contra el fascismo y no otra cosa, Irán hasta se permite el lujo de imponer sanciones a Gran Bretaña. La nueva posición rusa, que esperemos no vuelva a traicionar aunque condene el asalto (es lo políticamente correcto), nacida tras lo acontecido en Libia, sería uno de los legados del asesinado antiimperialista Gadafi, honor a él. 

Ria Novoti.-El Consejo de los Guardianes de la Constitución de Irán, encargado de verificar la correspondencia de los proyectos de ley a la Constitución del país, aprobó hoy la ley que estipula bajar de nivel relaciones de Irán con Gran Bretaña en respuesta a las sanciones de Londres contra Teherán, comunicó la agencia ISNA.

“La ley de bajar de nivel relaciones diplomáticas y económicas de Irán con Gran Bretaña fue elevada al Consejo de los Guardianes de la Constitución de Irán y aprobada por ese órgano, que confirmó su correspondencia a la Constitución y a las leyes islámicas”, cita la agencia las palabras del presidente del Consejo, Abbas Ali Kadkhodaei.

La ley estipula expulsar del país en el término de dos semanas al embajador británico y bajar las relaciones diplomáticas entre ambos Estados hasta el nivel de encargados de asuntos, así como reducir sustancialmente la cooperación comercial, económica y cultural. La ley fue promovida a iniciativa del comité para la política exterior y de seguridad nacional del parlamento y aprobada por mayoría de votos en el Legislativo el domingo pasado.

El embajador de Gran Bretaña en Irán, Dominick John Chilcot, fue nombrado a ese puesto en octubre del año en curso solamente (suponemos que ayer, o no estaba o saldría saltando por los tejados como un conejo, N. de A.).

El Gobierno del Reino Unido impuso sanciones adicionales a Teherán tras la publicación del informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre el programa nuclear iraní. Las sanciones preveían cesar desde el 21 de noviembre todos los contactos entre las instituciones financieras y crediticias de Gran Bretaña y los bancos de Irán, incluido su Banco Central.


No hay comentarios: